Pulse aquí para ver otras conferencias organizadas por la Fundación Euroamérica





Europa necesita la recuperación de la econonía norteamericana

Por María Angeles Fernández

¿Qué ocurrirá con la relación entre América y Europa con el nuevo Gobierno de EEUU? Grandes expertos analizan este tema.

Analizar el vínculo trasatlántico tras la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Barack Obama fue el objetivo principal de la V Conferencia Internacional de ABC, 'Europa y América, ante los cambios', organizada por el diario ABC, la Fundación Euroamérica y por el banco BBVA, que también fue patrocinador de esta cita.

Así lo explicó Catalina Luca de Tena, presidenta y editora de ABC, en la inauguración de las jornadas. El presidente del BBVA, Francisco González, abrió la conferencia analizando el papel de las instituciones financieras ante la crisis económica actual. Y es que, como no podía ser de otro modo, la crisis también sirvió de eje articulador de las más de 20 intervenciones que hubo en las dos jornadas de trabajo.

González sostuvo que un mecanismo como las ayudas públicas "es inevitable en algunas sociedades" y remarcó que España es el único país occidental que no ha inyectado capital al sistema financiero. Por último el banquero sostuvo que el éxito para salir de la crisis "dependerá de la capacidad de coordinación en el ámbito internacional".

El relevo lo tomó Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, presentado por Carlos Solchaga, presidente de la Fundación Euroamérica, quien relató el peligro de los renacionalismos, "algo suicida para la Unión Europea", bajo su punto de vista.
En línea con lo expuesto por González, Almunia consideró que la respuesta a la crisis debe ser "coordinada". Y dijo que la situación actual no es sólo de crisis económica o financiera, ahora "estamos viendo ya tensiones sociales y tendrá consecuencias políticas en países emergentes, que han estado lejos del origen de la crisis pero será donde se vean antes las consecuencias".

América ante la crisis

Tras el análisis económico, el siguiente turno de intervenciones se centró en las fortalezas y debilidades de América Latina frente a la crisis, abierto por Enrique García, presidente de la Corporación Andina de Fomento. "América Latina está mucho mejor preparada para la crisis, pero tampoco puede desacoplarse de lo que está pasando", apuntó. García también hizo una radiografía macroeconómica del subcontinente y apuntó que uno de los grandes riesgos será la caída del crecimiento, que este año rondará el 1%, lejos del 4% del ejercicio anterior.

Un poco menos optimista fue Paulina Beato, asesora económica de la Secretaría General Iberoamericana. "El marco macroeconómico de América Latina no es bueno, pero no es peor que el resto de los países emergentes", dijo. También mencionó, como hizo su predecesor, el problema de la falta de infraestructuras, "uno de los puntos débiles de América Latina".

José Luis Machinea, director del Centro de Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Alcalá de Henares, abordó los puntos flacos del impacto de la crisis en los países latinoamericanos: la pobreza y el desempleo. "Va a generar tensiones sociales e impacto político, por lo que hay riesgo de generar propuestas populistas", subrayó.

Por último, Arturo Valenzuela, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown, abordó sobre todo el aspecto político del subcontinente. "Hay que ver con preocupación que desde el punto de vista democrático hay instituciones frágiles", dijo. Y continuó narrando que "la efectividad de las reformas económicas depende de la calidad de las instituciones".

Los cuatro siguientes ponentes analizaron los fallos de regulación y de mercado y el impacto de las reformas. Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, sostuvo que "es inevitable revisar a fondo la relación entre el Estado y los mercados financieros, logrando el equilibrio preciso. Cada país tiene una historia específica y debe encontrar su propio modelo, no es época de volver a modelos universales"; aunque también señaló que "no habrá una salida a esta crisis global si no hay participación global en las soluciones, inclusive en la regulación". Por último, Cox consideró que es necesario dar más voz a las economías emergentes.

Instituciones insolventes

El asesor de Estrategia del Ministerio de Economía y Hacienda Álvaro Espina usó una metáfora para exponer su punto de vista: no se puede echar buen vino en odres viejos. Con este símil quiso explicar que es necesario abordar la liquidación de las instituciones insolventes.

José Manuel González-Páramo, miembro del Banco Central Europeo, apuntó tres líneas de defensa ante la crisis: las políticas de liquidez, las políticas monetarias orientadas a la estabilidad de los precios y la adecuación de las políticas fiscales, sin olvidar una respuesta regulatoria.

La última intervención de este bloque fue la de Antonio Camuñas, presidente de la Cámara de Comercio de España en Estados Unidos, quien explicó que uno de los temas que más le preocupan son los peligros que pueden derivarse del proteccionismo. "No estoy convencido de que la solución de inyectar sea la mejor opción, lo digo desde el punto de vista del empresario", expuso.

Al final de la jornada volvió a tomar la palabra el presidente del BBVA, Francisco González, para dar paso a la intervención de Pedro Solbes, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda. "No cabe pensar en la recuperación económica de Europa mientras no se reactive la economía americana", dijo Solbes, quien analizó la situación de España, buena en tres ámbitos bajo su punto de vista: la solvencia del sector financiero, la sostenibilidad de las cuentas públicas y el menor endeudamiento del ente público.

La segunda jornada de trabajo comenzó con el tema de la comunidad hispana en Estados Unidos, que a pesar de ser muy diversa tiene dos características homogéneas: que habla español y que se siente muy estadounidense. La intervención que centró este asunto fue la de Esther Aguilera, presidenta del Instituto del Caucus Hispano del Congreso de los Estados Unidos. Aguilera consideró que esta comunidad, que supone un 15 % de la población estadounidense, es decir, 45,5 millones de personas, tiene grandes oportunidades de liderazgo. "La fuerza de Estados Unidos depende del éxito de la comunidad hispana, que debe jugar un papel importante en la política exterior y España debe participar", afirmó Aguilera.

Las nuevas relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos fueron el eje del siguiente bloque de intervenciones, iniciado con las palabras de Antonio Garrigues, patrono de honor de la Fundación Consejo España-Estados Unidos. Garrigues analizó brevemente los primeros días de la Administración Obama. "Ha dado síntomas de que los modos y las formas van a cambiar para ser menos unilateral y más respetuoso", apuntó.

Organismos globales

James Levy, portavoz en España de Americans Republicans Abroad, tomó el relevo diciendo que Estados Unidos es el principal poder del mundo y en 50 años seguirá siendo así. Con respecto a las relaciones entre su país y la Unión Europea señaló la falta de un interlocutor, "cuando Obama piensa en Europa, ¿con quién tiene que hablar?", preguntó. Levy finalizó diciendo que "la mayoría del pueblo americano no quiere organismos globales para ceder parte de su poder".

El análisis del vínculo trasatlántico continuó de la mano del presidente de la Cámara de Comercio Americana en España, Jaime Malet, quien previó un cortejo entre la Administración Obama y los países europeos, "y Europa se va a dejar seducir", matizó. Para reforzar sus palabras ofreció datos económicos, que materializan las relaciones entre ambos lados del Atlántico.

Cambio de política

Y si antes expuso su punto de vista un representante del Partido Republicano, también hubo un representante del Partido Demócrata: el español Juan Verde, presidente de The Climate Project Spain, quien comenzó diciendo que "estamos ante un verdadero cambio en la política de Estados Unidos" y la base de todo será el diálogo. Verde también consideró que uno de los temas por el que se tiene que comenzar a trabajar para salir de la crisis es el calentamiento global. Y en este sentido dijo que España tiene aquí una oportunidad histórica porque es el principal país extranjero inversor en energías renovables en Estados Unidos.

La última intervención del bloque fue la de Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea. El político español esbozó una lista de temas que deben de pesar en las relaciones entre ambas orillas del océano Atlántico: cambio climático, seguridad energética, crisis financiera y seguridad. Y en la ejecución de esta agenda tendrá mucha importancia la presidencia que España tendrá de la UE el próximo año.

Las relaciones entre las Américas y Europa tras las elecciones de Estados Unidos fue el último gran tema abordado en la conferencia. Peter Hakim, presidente de Inter-American Dialogue, inició su intervención preguntando "¿llegará Obama a sus expectativas o será una nueva decepción para América Latina?". En su disertación, Hakim enumeró los diez desafíos que tendrán las relaciones entre Estados Unidos e Iberoamérica. Entre ellos estaba el Brasil de Lula, país con el que puede haber una colaboración.

Desarrollo social

El siguiente ponente fue Fernando Solana, presidente del consejo mexicano de Asuntos Internacionales, quien se refirió a la globalización como un proceso desigual porque no existe un mercado laboral global ni un desarrollo social globalizado. Una visión más empresarial la ofreció el director de Relaciones Internacionales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, José García-Morales, al exponer su preocupación por los nuevos estilos de gobernar y los nuevos marcos reguladores. Además, recordó que España es el séptimo país inversor en Estados Unidos.

El cierre a este bloque lo hizo Mario Buisón, profesor de la Universidad Carlos III y miembro del ICEX. Buisón afirmó que existe una brecha entre la realidad económica de España y la imagen que tiene en Estados Unidos, un tema que en el que se está trabajando en la actualidad.

Salir de la crisis

La necesidad de coordinar esfuerzos para salir de la crisis y evitar el proteccionismo fueron algunas de las principales conclusiones de las dos jornadas de trabajo para José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado del BBVA.

La conferencia de clausura la ofreció Gustavo de Arístegui, portavoz del Partido Popular en el Congreso, quien hizo un recorrido por los escenarios geopolíticos más importantes del momento, como América Latina y los más de 200.000 millones de euros que las empresas españolas han invertido allí, el Mediterráneo y Oriente Próximo, donde coinciden tres puntos clave: agua, seguridad y energía.